2 noviembre, 2017 Comentarios

Hoy traigo una receta para los más gourmets, bogavante a la plancha con salsa de mantequilla.

El bogavante es un marisco que hace las delicias de los más exigentes, tiene un potente sabor y será muy común encontrar recetas de bogavante y arroz, a mi madre le sale de vicio (hay que hacerla un poco la pelota para que me prepare un platín cuando vaya a verla ^^).

Puedes encontrarlo desde 10€ la pieza más pequeña hasta incluso los 80€ las más grandes.

La receta que te traigo hoy es sencilla pero requiere una serie de pasos que nos llevarán un poco de tiempo, puede ser ideal para las fiestas de Navidad que ya se acercan o para una ocasión especial. Venga que te lo cuento 🙂

Bogavante

Tiempo de elaboración

45 minutos

Ingredientes

  • 1 Bogavante (puedes comprarlo vivo o muerto)
  • Mantequilla
  • Vino blanco
  • 1 Tomate
  • 1 Cebolla
  • 1 Diente de ajo
  • Perejil

Elaboración

Lo primero que tienes que hacer es matar al bogavante. Puedes dejarlo en el frigorífico para que se adormezca y termine muriendo o ya cuando lo hiervas. En teoría el bogavante no tiene los sensores del dolor, pero hay bastantes discrepancias al respecto.

Recuerda, para manipular al bogavante cógelo siempre por la cabeza para evitar dañar las patas.

Pon a hervir agua en una olla e introduce el bogavante para cocerlo durante un minuto.

Ten preparado otra olla con agua fría y hielo, para pasados 1 minutos de cocción cambies al bogavante a esta otra olla para romper el proceso de cocción.

Esta cocción del bogavante la realizamos para que sea más sencilla la manipulación posterior y podamos pelarlo mejor.

cociendo bogavante hielo

Seca el bogavante y ponlo encima de una tabla de cortar y te recomiendo que debajo de la misma pongas el papel de la pescadería, ya que el bogavante es un crustáceo que tiene mucha agua.

Elaboración de la salsa de mantequilla

Vamos con la salsa. Coge una tijera de cocina y corta las patitas pequeñas del bogavante.

Cortar patas del bogavante

Pon a calentar en un cazo mantequilla, un par de cucharadas valdrá, y añade un vaso de vino blanco de cocinar, un diente de ajo picado y sal. Añade también las patas pequeñas y déjalo a fuego medio unos 5-10 minutos.

Preparando salsa de mantequilla

Ahora corta un tomarte en trozos pequeños y pica media cebolla. Añade aceite en una sartén y pocha la cebolla y tomate a fuego lento. Cuando vaya estando añade un poco de vino blanco y perejil.

sartén cebolla tomate perejil

Lo siguiente será colar el cazo para quitar las patitas y el ajo. Abre las patitas y extrae su carne para añadirla de nuevo al cazo. Con apretar un poco saldrá la mayor parte de la carne.

El cazo seguirá en el fuego y cuando veas que la mezcla de la sartén está lista, añade un par de cucharadas de la misma al cazo y sigue con ella en el fuego unos 5 minutos más.

Por último pasa el contenido del cazo por la batidora. Prueba la salsa y añade un poco más de sal si fuera necesario.

Bogavante a la plancha

Habíamos cortado las patas pequeñas del bogavante, ahora seguiremos cortando las pinzas grandes y el cuerpo lo cortaremos en dos desde la cabeza a la cola.

Para ello podemos hacerlo con un cuchillo de cocina o bien usar una tijera.

Fíjate en la cabeza que hay como una bolsa, tenemos que quitarla ya que está llena de arena porque es por donde se alimenta y hace labores de filtro.

Bolsa de arena en la cabeza de un bogavante

Antes de pasar las piezas por la sartén, coge las pinzas y dale unos golpes para partir un poco su cáscara, esto ayudará a que se haga mejor.

Coge una sartén grande, cuando esté caliente añade el aceite.

Con el aceite bien caliente añadimos las pinzas y por la parte de la carne el cuerpo del bogavante. De esta forma lograremos que se “fije” la carne a la cáscara.

bogavante en la sarten

Dejamos que se frían las piezas durante un par de minutos. Escucha cómo se fríe, es un espectáculo.

Ahora dale la vuelta, añade un poco de sal y tenlo otros dos minutos.

Ya estamos listos para emplatar.

Emplatamos el bogavante

Saca las piezas de la sartén y ponlas en un plato grande con la parte de la carne hacia arriba.

Coge la salsa espectacular que has preparado y baña todas las piezas. El resto de la salsa tenla a mano para ir añadiendo más con una cucharilla a medida que vayas comiendo el bogavante. También podemos aprovechar la salsa sobrante para añadírsela a un poco de arroz blanco que hubiéramos preparado.

Emplatado del blogavante con salsa de mantequilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.