31 marzo, 2017 Comentarios

Seguramente pocas bebidas se consuman tanto en el mundo durante la Semana Santa como la tradicional limonada leonesa.

Durante toda la primavera y en especial durante la Semana Santa, se consumirán en León mares de litros de este líquido hecho para los dioses.

Ahora os voy a contar la receta sencilla para hacer en casa, pero cuidado con la limonada que engaña, con unos vasos podrás volver a casa y que tu madre diga que vienes piripi… (No os perdáis el monólogo del leonés Leo Harlem sobre el alcohol).

¿Cómo se hace la limonada con vino tinto?

Tiempo de elaboración

30 minutos, eso sí, habrá que esperar mínimo 3 días para consumirla.

Ingredientes

  • 2 botellas de vino
  • 1/2 Kg de azúcar
  • 4 naranjas
  • 3 limones
  • 1 o 2 plátano
  • 2 o 3 canela en rama
  • Cointreau
  • Agua
Ingredientes para preparar una limonada leonesa

Elaboración de la limonada

  1. Vertimos 2 botellas de vino en un recipiente con capacidad, una olla o cazuela grande por ejemplo. Podemos reservar las botellas para rellenarlas posteriormente con la limonada.
  2. Exprimimos 4 naranjas y 3 limones y añadimos el zumo obtenido a nuestro recipiente.
  3. Añadimos también la monda de 1 o 2 limones y de 2 naranjas.
  4. Ahora pelamos los plátanos y cortados por la mitad los añadimos a la olla (la monda no, la del plátano la tiramos).
  5. Echamos también unas ramitas de canela, con 2 o 3 valdrá.
  6. Incorporando un chorrito de algún licor (abundante, que no se diga), yo recomiendo cointreau. Esto le dará un toque especial a la receta. También podríamos añadir una copa de kirsh y otra de granadina, al final es jugar un poco, te recomiendo que pruebes.
  7. Para terminar echaremos medio kilo de azúcar.
Preparando la limonada

Ahora solo falta revolver y esperar. Deberemos dejar la mezcla bien tapada en lugar fresco o en el frigorífico durante un mínimo de 3 días antes de consumir y además deberemos revolver la limonada al menos un par de veces al día, para conseguir que se mezclen bien todos los ingredientes.

Aprovechando que revolvemos la mezcla, podemos dar un sorbo a la mezcla y comprobar si es de nuestro gusto. Por ejemplo si está muy ácida podemos reaccionar sacando una monda de limón y añadiendo un poco de agua.

Pasados unos días podremos comenzar a embotellar nuestra limonada rica. Utilizaremos un embudo junto a un colador para evitar pasar a las botellas todo ese cuerpo que habrán ido soltando las frutas.

Et voilà! Ya tenemos listas al menos dos botellas de limonada, seguramente con todo lo que hemos añadido al vino tengamos para 2 botellas y media al menos.

 

La limonada es una bebida estupenda para tener en nuestra casa, a mí me encanta servirme un vaso los domingos antes de comer, sabe a gloria bendita, os lo aseguro. Esta receta es orientativa, la limonada admite añadir a mayores otras frutas y licores, por ejemplo hay quien le echa también uvas o higos secos o pasas

Espero que os haya gustado y que disfrutéis preparando y bebiendo vuestras limonadas.

¿Tú la preparas diferente? Cuéntanoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *