3 abril, 2017 Comentarios

Los pimientos del Padrón, unos pican y otros no, o en gallego Os pementos de Padrón, uns pican e outros non, como más te guste decirlo, son originarios del huerto de la parroquia del pueblo gallego de Padrón, en La Coruña y se trata de una variedad de pimiento verde pequeño, de entre 3 a 5 cm generalmente.

Aunque el dicho sea así, la verdad es que en los últimos años cada vez se encuentran peor los que sí pican, aunque siempre recordaré la calva de mi padre roja y sudando después de comer uno de esos buenos buenos que te dejan la boca echando llamas como si fueras un charmander. Seguramente esto se deba a las formas de cultivo actuales, ya que el pimiento genera su picor produciendo un compuesto que le sirve de defensa ante ataques externos, como los insectos. Además, los pimientos que suelen llegar a los supermercados son de fuera de Galicia, incluso de Marruecos. Siempre que puedas compra el producto gallego, sin duda se nota el sabor.

Se suelen servir después de freírlos y echarles sal abundante por encima. Esta es una receta sencilla sencilla, que te servirá por ejemplo como un buen entrante para una cena.

Tiempo de elaboración

10 minutos

Ingredientes

  • Pimientos del padrón (un puñado por persona puede estar bien)
  • Sal y aceite

Elaboración de los pimientos de Padrón

Deberemos limpiar con agua los pimientos y secarlos bien para evitar que salte aceite cuando los friamos.

Para evitar que mientras se estén friendo se hinchen y terminen explotando quemándonos con el aceite caliente (si te salta aceite corre a poner la quemadura debajo de agua fría), cortamos un poco el pimiento en la parte superior, justo por debajo del rabito.

Cortando los pimientos del Padrón
Cortando los pimientos del Padrón para evitar que se hinchen cuando los friamos

Calentamos aceite abundante en una sartén y cuando esté caliente añadiremos los pimientos. Bajamos un poco el fuego con cuidado de que no se nos quemen los pimientos y después de un par de minutos los damos la vuelta. Se tienen que poner doraditos por todos los lados, que se hagan poco a poco, no tengamos el fuego muy fuerte.

Friendo en aceite los pimientos del Padrón

Cuando estén listos los sacamos a un plato con un papel de cocina para escurrir bien todo el aceite sobrante.

Echamos sal gorda abundante por encima y listo, plato terminado. Solo falta servirlos en un plato nuevo y a disfrutar.

Pimientos del Padrón en papel de cocina para escurrir el aceite

 

Como consejo, estos pimientos pueden acompañar a platos de carne, un buen filete por ejemplo, y añadir una ración de patatas fritas.

Otra opción es añadir unas rodajas de queso e incluso algo de membrillo.

Y todo, por supuesto, con una copita de vino tinto o blanco, depende de con qué lo acompañes ;P

Cena con pimientos del Padrón, queso y membrillo

¿Te ha gustado? ¿Tienes alguna experiencia con el maldito pimiento picón?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *