4 octubre, 2018 Comentarios

Preparar unas gulas al ajillo es una de las cosas más simples que puedes preparar en tu cocina. Se trata de un plato que aunque no sea de una gran calidad, sí que quedará resultón en la mesa y a mí me gusta mucho. amén.

Digo que no es de gran calidad porque las gulas al fin y al cabo son un sucedáneo, mezcla de varios pescados y que por sí solas no tienen mucho sabor… No tienen nada que ver con las originales angulas, por eso tampoco entiendo que sea un producto estrella en muchos restaurantes.

Dicho esto, yo siempre tengo un paquete en el congelador, las gulas son perfectas para esos días que no te apetece liarte mucho con la comida y al estar el paquete cerrado, puedes usar agua fría para descongelarlas si vas con el tiempo justo, aunque siempre sabrán mejor unas compradas sin congelar.

Bueno, al lío. Para prepara la receta de hoy necesitamos un paquete de gulas, dos a cuatro cayenas y un par de dientes de ajo.

Tiempo de elaboración

5-10 minutos

Ingredientes

Ingredientes gulas al ajillo
  • 1 paquete de gulas de 250 gr
  • 2 dientes de ajo
  • 2-4 cayenas, depende de cómo de picante lo quieras. También puedes usar una guindilla cortada en trozos.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Perejil (opcional)

Elaboración

Friendo ajos en una sarténCortaremos los ajos en láminas, no muy finas tampoco. Pondremos 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar en una sartén y cuando vaya estando caliente echaremos los ajos. Dejaremos que se vayan dorando un poco durante un par de minutos, que les veamos saltar. Cuidado con tener el aceite demasiado caliente, no queremos unos ajos quemados, queremos que queden con un ligero doradito nada más.

Después añadiremos las cayenas durante un minuto más. El aceite irá cogiendo el saborín de los ajos y el picante de las cayenas y es ahora el momento de añadir las gulas. Antes de echarlas a la sartén asegúrate de que ni están congeladas ni pegadas, sepáralas un poco con los dedos.

Mientras removemos podemos añadir un pelín más de aceite si hiciera falta y tras unos minutos a fuego suave ya tendremos el plato listo para servir.

Opcionalmente podemos añadir un poco de perejil al final, para darle el último remate y para que sirva de decoración.

Preparando gulas al ajillo en una sartén

Como ves se trata de una receta facilísima y muy rápida.

Si tu cocina admite cocinar con fuentes de barro te recomiendo su uso, cuidado no rayes la vitro y me eches la culpa ^^

Y dispones de un plato de barro te recomiendo usarlo para su presentación, ya que a parte de bonito preserva mejor el calor.

Más recetas con gulas

Hoy te he traído la opción más sencilla, pero no dudes en añadirle unas gambas, quizás su acompañamiento más habitual y también podrías hacer un revuelto con setas o huevo.

También sería muy buena opción untar un poco de queso en unas rebanadas de pan y poner tus gulas encima, ideal para visitas 🙂

Y no dejes de ver la que te puse hace unas semanas, esta con jamoncito y huevo


Gulas con jamón serrano y huevo


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.