3 marzo, 2018 Comentarios

Hace unos días tuve la oportunidad de ir a comer al restaurante madrileño ochenta grados, situado en el barrio de Malasaña entre las paradas de metro de Bilbao y Tribunal. También tienen otro restaurante en Las Tablas, en el norte de la capital.

Destacan por sus platos originales y bien presentados, carta para compartir y su servicio rápido, quizás demasiado rápido.

La propuesta gastronómica es la de dar una vuelta a platos clásicos españoles e internacionales y convertirlos en tapas de autor.

[Ver ficha]

[Leer visita]

Creo que es una buena opción para ir con amigos a cenar compartiendo distintos platos. También estará bien para ir en pareja, aunque puede que el ritmo del local no cree un ambiente… íntimo, D’You know what I mean? Venga, ponte Oasis en youtube que lo estás deseando.

Está super bien situado en el centro de Madrid y además, ¿quién no tiene un amigo con alguna alergia? Pues en Ochenta Grados disponen de un listado de alérgenos, eso sí, las opciones sin gluten se limitan a 4 platos, mírate el listado o llámales para confirmar antes de ir…

80 grados Malasaña-3 80 grados hall de entrada

Mira qué pinta tiene esta pizza.

pizza en 80 grados

¿Por qué se llama 80 Grados?

La respuesta está en la temperatura máxima que utilizan para elaborar los platos, precisamente 80º. Así pretenden preservar mejor las propiedades y sabores de los alimentos.

Ficha del restaurante

En las puntuaciones bajo la valoración de velocidad de atención precisamente por un exceso de velocidad.

La visita a 80 Grados

Era un día de entre semana de febrero de este año, 2018, y mi amiga cazurra Iciar y yo nos fuimos a comer a este restaurante. Ella ya conocía el que tienen en las Tablas y me habló muy bien. La verdad es que no defraudó y seguramente vuelva.

La primera impresión es de entrar en un sitio moderno, en Malasaña no podía ser menos, estaba bastante lleno y nos colocaron en una mesa junto a la ventana.

Tras repasar las opciones del menú del día, llamamos al camarero y pedimos con la intención de compartir la mayoría de los platos.

El menú del día cuesta entre 12’50 y 13’50 € y consta bebida, 1 plato frío, 2 calientes y postre. Creo que la cantidad es la correcta, terminamos de comer y no tuvimos sensación ni de habernos pasado ni de quedarnos con hambre.

Si vas a cenar, en carta el precio rondará los 20€, un precio bastante razonable para la calidad de la comida.

salmorejo en 80 grados malasaña platos en el 80 grados de malasaña

En nuestro caso, eché en falta un poco más de pausa a la hora de atendernos ¿en serio digo esto? ¿quién se queja de que le atiendan rápido si siempre ocurre lo opuesto?

Te cuento, la mesa para dos es normal, suficiente para el plato de cada uno y los vasos y poco más, como en casi todos los sitios, pero en Ochenta Grados nos trajeron todos los platos casi a la vez. Esto puedo entenderlo en mesas de grupos que la dinámica seguramente es distinta, pero en una mesa de dos el resultado fue que tuvimos que hacer un poco de tetris, lo sé, me quejo por todo.

Este ritmo demasiado rápido en el servicio creo que deberían revisarlo, al menos según el tipo de mesas y clientes, exagerando un poco parece que te meten prisa para dejar libre la mesa para los siguientes. Parece que esta es una queja habitual en las opiniones de este restaurante.

Los platos en 80 Grados

Como os digo, platos muy bien presentados, con combinaciones originales y resultado bastante bueno.

Un plato impuesto por mi acompañante, con buen criterio, fueron los huevos trufados con patatas y jamón. Te lo presentan de forma inmejorable en un cascarón que ayuda a conservar el calor del plato, con gran potencia de sabor gracias a la trufa y con unas patatas cortadas en forma muy fina y pequeñas.

Consiguieron hacer una propuesta novedosa de un plato típico y tradicional.

huevos trufados

¿Y qué carta con platos compartibles no tiene unas croquetas?

Pedimos unas croquetas con tinta de txipirón en su tinta. Muy bien presentado y muy ricas. El plato trae 3 croquetas, creo que deberían ampliar a 4 o 5 croquetas.

croquetas tinta de calamar

Salmorejo con helado de parmesano y jamón ibérico. Buen plato que sorprende para bien con el helado.

salmorejo con helado parmesano

Yo me pedí un Steak Tartare con helado de mostaza, lo mejor el helado, estaba francamente bueno, un toque a mostaza pero tampoco nada excesivo. Eso sí, la especie de gusanitos… bueno, creo que podrían darle una vuelta, así como al propio tartare, si te das cuenta estoy destacando el helado cuando lo importante del plato debería ser el steak tartare en sí.

tartar helado mostaza

También para compartir pedimos unos ñoquis cremosos con salsa de setas y la verdad es que estaban de muerte. Puede que hubiera más salsa que ñoquis, pero estaba muy bueno y con potencia a boletus.

Ñoquis con salsa de setas

Y la hora de los postres.

Tarta de queso con helado de frutos rojos. Quizás la galleta sea mejorable y aunque la presentación queda bonito en el vaso, un tipo del norte como yo hubiera preferido una tarta normal en un platín para no pegarse rebañando el vaso, dicho lo cual, el postre estaba bastante bueno.

tarta de queso con frutos rojos

Y tiramisú desestructurado, creo que fue el postre que menos nos gustó a ambos.

tiramisú 80 grados

 

Y hasta aquí la visita, tengo pendiente volver a cenar, probar su carta de vinos, tomar esa primera copa antes de salir de fiesta y después disfrutar de una noche “malasañera”.

¿No te entran ganas de tomarte una de estas?

80grados copa
https://www.instagram.com/80_grados/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.