Hace unos días estuve en León viendo a la familia y como suelo hacer, volví cargado de tuppers, mis papis que me quieren mucho. Pues cuando abro la bolsa me encuentro que me habían metido un paquete de gulas, así que anoche le dí salida con un poco de jamón serrano y coronando el plato con un huevo. Hablé con mis padres mientras lo hacía y no estaban muy convencidos de que pegara mucho, qué confundidos estaban, me supo de muerte. Este plato me recuerda a los huevos rotos que se suelen pedir en muchos bares y fijo que es…