¡Qué calor que hace ya en estas fechas! Y qué mejor forma de combatirlo que pasando el día con un chapuzón. Hace unos días descubrí la piscina municipal de el barrio del Pilar y me lo pasé genial. Botellita de bebida con aloe vera, que me estoy aficionando mucho, un poco de crema y a tomar el sol mirando a las 4 torres madrileñas. El chiringuito que tiene deja bastante que desear, me habría venido de lujo llevarme algo de casa. ¿Y no te parece buena opción para esos días de piscinita el llevar una empanada para comer o merendar?…